lunes, enero 28, 2013

Abrir los ojos

Me hundí. Me sentí una mierda. Quise desaparecer. Luego abrí los ojos, le miré de frente y vi la verdad, de la que sólo me sorprendían las circunstancias. Después grité, lloré, sentí un huracán en el corazón que me estrujaba las arterias que lo conectan a mi cuerpo. Finalmente un lapsus instantáneo y la calma. Volví a latir pero esta vez vacía de tristeza, sólo una leve ira fruto de la desfachatez de la que había sido testigo. Y todo eso en menos de una hora.

Vuelvo atrás en mis recuerdos y lo veo todo de otra manera. Me veo inocente, enamorada, entregada, y a él riéndose por dentro, pura psicopatía mientras me ofrecía palabras vacías que yo me creí del todo. Nada había sido cierto. Ni él la había dejado a ella, ni me había querido, ni la quería a ella, ni tiene corazón, ni es real. Hay personas que en algún momento de su vida se quedan vacías por dentro y se rellenan de mentiras y fachadas. Jordi es de esas personas. Cuando comencé a conocerle creí ver un alma sincera, buena, incapaz de hacer daño intencionadamente, que se vio arrastrado por las circunstancias como yo. Nada más lejos de la realidad. Hizo conmigo lo que hizo con muchas antes que yo, sólo que en mi caso su pareja le dejó. A mí me montó una película como que él la había dejado a ella, que ya no sentía nada y que quería dejar atrás el pasado y comenzar el presente, sic. Se suponía que el presente era yo. Pero en cuanto ella le guiñó un ojo fue detrás como un perrito. Estaba en todo su derecho, obviamente, pero hizo su entrada el psicópata. En lugar de ser sincero conmigo intentó jugar a dos bandas, volver con ella y a mí dejarme en la retaguardia por si le fallaba la primera opción. Incluso mientras estaba intentando volver con ella me decía de ser "follamigos", venir a mi casa, meterse en mi cama e irse. Como antes. Como si no hubiera sentimientos. Claro que por su parte nunca los hubo pero mi situación había cambiado. Como me negué comenzó a ignorarme, a hablarme mal, a ponerse chulo cuando preguntaba. Hasta que la bruja que llevo dentro comenzó a gritar en lugar de susurrar y decidí hacerle caso. Fui una bruja. Me harté y le envié a ella un trozo de nuestro pasado. No fue despecho, ni venganza, fue que estaba harta de ser silenciada por alguien que estaba jugando con sentimientos de muchas mujeres, no sólo dos. Me harté y quise ponerle los huevos de corbata, hacerle ver que no se puede jugar siempre impunemente. Lo único que no me esperaba fue que tuviese la caradura de venir hasta mi casa con ella para hacerme decir mentiras. Le miré a los ojos y vi al demonio que era, hablándome como si yo fuera tonta, como si no me acordara de cada palabra que me había dicho, que me había prometido. Dije la verdad, me llamó mentirosa, me cabreó y se largaron, él con el rabo entre las piernas. Abrí los ojos, finalmente, a palos pero los abrí.

Me da igual que sigan juntos o no, de hecho ojalá lo estén, porque ella también lo merece. Fui la única persona que fue sincera con ella y aún no me creyó, incluso aportándole pruebas. No sé de quién está rodeada pero no la quieren bien, me da pena pero no me preocupa. Alguien que llama sólo para intentar hacerme daño no merece que me preocupe por abrirle los ojos. Ojalá que no los abra porque pobrecita...darse cuenta de que no es tan lista como se cree igual la deja en estado de shock. Pobre Mata Hari... se cree la reina del espionaje y no es poco más que una pardilla muy crédula, como yo, pero a mí sólo fue capaz de engañarme dos meses, a ella 5 años y sumando. Y ni poniéndole la verdad en la cara. No hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor mentiroso que el que cree sus propias mentiras. Vaya pareja, ojalá no me los vuelva a cruzar en mi camino porque son tóxicos, ellos y todos los que los rodean. Algún día maceraré todo esto y sacaré una novela. Meteré un vampiro o un hombre lobo y será éxito de ventas.

Yo me curé con una tila. No soy la buena de la historia porque no hay nadie bueno pero tengo la conciencia tranquila, no he jugado con los sentimientos de nadie y no he dejado que me aparten como una mosquita muerta. Ahora estoy tranquila y sigo adelante, sigo mi camino y las piedras las dejo atrás. Bastante tengo con las que aún me tengo que encontrar como para preocuparme de las que dejo atrás. Además, en mi cumpleaños recibí un regalo inesperado, pero eso ya lo contaré otro día. Ahora me voy a trabajar.


sábado, diciembre 29, 2012

Mierda

Así es como me siento, como una mierda, como la última mierda del mundo, como la cosa más patética que te puedes echar en cara, la más inútil, la más pánfila, idiota, imbécil, tonta de remate, gilipollas, estúpida, arrastrada...

No le veo sentido a nada. Debo tener un letrero en la frente que diga "tratar a patadas" porque no consigo otra cosa. Intento ser buena, comprensiva, hacer bien las cosas, pensar en los demás y sólo recibo mierda, más mierda, que me rompan las ilusiones, que se vaya todo al traste, que me ignoren como si no existiera o no hubiera existido nunca en su vida... de verdad merezco esto? Mal lo he tenido que hacer...

De verdad, que me desenchufen de la vida ya, por favor, por favor...otro año más así no podré aguantar...otro año de ilusiones rotas...

Ya sé que no te tendré en mi vida Jordi, pero por dios, al menos hazme sentir que he sido algo, no una historia patética a la que has olvidado, al menos dime la verdad, que no me quieres más, ni como amiga ni como nada, porque así no se tratan a los amigos...y no he hecho nada para merecer esto...

Lo que digo...intento ser comprensiva y recibo patadas.

Feliz Año Nuevo para aquellos que tengan ilusiones. Yo ya sólo quiero que se acabe esta película de mierda. No tengo vida por la que luchar más. No tengo fuerzas, ni ganas, ni hambre, ni sueño, ni ilusión. Sólo cansancio y lágrimas.

domingo, diciembre 16, 2012

Bis...

Sólo necesito dormir. Mañana lo veré todo distinto. Sólo estoy cansada. Tengo que centrarme en mí, dejar de lado lo que me hace sufrir, ser egoísta y que me dé todo igual. Siento que me falta el aire, me pasan pensamientos por la cabeza que mejor ni digo en voz alta, no consigo que dejen de caerme lágrimas de los ojos, quiero irme lejos de aquí, sólo quiero tranquilidad, dormir, no sentirme la peor mierda del mundo.

Sólo necesito dormir, por favor, que pueda dormir esta noche. Mañana será otro día más...


Esto lo escribí hace tres años. Y hoy sigo exactamente igual. Sólo quiero ser feliz, y no pido demasiado para serlo. Ya casi me conformo con sólo dormir bien por las noches, sin pesadillas, sin levantarme sintiéndome la peor mierda del mundo. Ya lo demás me da igual, vivo la vida como quien ve una película aburrida. Sólo espero el final.

lunes, diciembre 10, 2012

Aprender a bailar bajo la lluvia II

Aquí estoy otra vez llorando... no tengo otro lugar adonde ir, como siempre, me siento horrorosamente sola. Llevo no sé cuántas horas llorando ya, por dentro y por fuera cuando nadie me ve. No aprendo a fiarme de mi cerebro, mira que me lo advirtió...nada, me lancé, me enamoré, durante un brevísimo mes toqué el cielo pensando que sería posible esta vez... y hoy, mazazo. Su ex (o lo que sea) contraataca y él se siente confuso. Me lo dije, me lo repetí, veía las señales y nada, ojos vendados. Me lo tengo merecido. Creo que no merezco ser feliz porque la vida no me da ni un puñetero respiro. Ya no sé qué hacer. Quiero luchar por él, le quiero, veo mi vida con él y es tan feliz...le podría hacer tan feliz, darle todo lo que pide... pero no, parece que no está hecho para mí. No soy Nadia, no tengo su belleza (bellezón) ni su desparpajo, ni su...en fin, lo que sea que le haya removido. Cada vez que me llamaba por su nombre por equivocación (costumbre, decía) era como un puñal ardiendo en mi corazón. Y aguantaba, me decía es normal, es difícil dejar 5 años atrás... pero no, no es normal, ella está ahí metida en su corazón y no hay sitio para dos, y me parece que seré yo la que salga con una patadita en el culo y un "has sido muy importante en mi vida, te mereces lo mejor" y todo ese blablabla que hiere tanto. Me tengo que preparar para ello. Ojalá me hubiera hecho caso a mí misma, apenas dos entradas atrás, "no la va a dejar". Pero no, me ilusioné, me creí que sus palabras iban a ser verdaderas en un futuro, no sólo en el calor del momento. Ilusa de mí, tonta, imbécil, inútil...A ver si espabilas Ana!!! En fin, mañana será otro día, y al otro otro día más, y así sucesivamente durante el resto de mi vida. Por dios por qué me tuve que enamorar... me lo decía, cálmate, no te creas sus palabras, espera, espera, espera.... pero mi corazoncito es imbécil y no le hace caso a mi cerebro, que es bastante más listo. No te fíes de nadie. De nadie. NADIE. Todos te dan la patada. Aprende a bailar bajo la lluvia y no mires arriba esperando que salga el sol. Nunca esperes nada de nadie.

Buenas noches a todos... me vuelve a sonreír mi querido amigo el insomnio, qué se le va a hacer, al menos dormí bien unas pocas noches.

domingo, noviembre 04, 2012

Triste espera

Hoy me he acordado más que nunca de ti, abuela. Hace ya dos años y medio que te fuiste inesperadamente, cuando más estabas disfrutando de tu vida en la vejez. Me he dado cuenta que no te escribí  nada, y lo siento mucho, pero hoy voy a enmendar ese error.

Me acuerdo de cuando comenzaron las malas noticias, que estabas mal, que tenías algo. Que no podías comer, que te dolía. Cualquier persona desde fuera lo habría visto venir, pero yo me negaba, me autoconvencía que no sería nada, lo de siempre del estómago, que no podía ser malo. A mi abuela no le podía pasar nada malo, no. Pero la mala noticia llegó, como un hachazo, cáncer, inoperable, terminal. Recuerdo que repetí mil veces, no, no puede ser, cómo va a ser terminal, que no. No me lo podía creer, no quería pensar en el significado de esas palabras. Que te ibas abuela, que no teníamos más tiempo contigo. No pude ir enseguida, porque no lo sabías y te hubiéramos asustado, y era lo que menos necesitabas. Pero llegó un momento que ya era cuestión de días, estabas empeorando por horas. Cogimos aquel tren mi hermana y yo, tristes, acongojadas, con muchísimas ganas de estar contigo. Recuerdo el hospital, a la Loli llorando sin consuelo. Tu habitación, en la semipenumbra, en semisilencio. Y verte en la cama, tan frágil...qué dolor aquél primer momento. Y qué dulzura la tuya.

- Mamá, que las niñas ya están aquí (mi madre)
-Cómo que están aquí (tú)
-Claro, si ya te lo he dicho que venían (mi madre)
-Sí, pero no me dijiste que  hoy!!! (tú)

jajajaja nadie pudo evitar reírse. Me río ahora. Y lloro. Qué desconsuelo verte así, no parecías ni tú. Sólo tus ojos permanecían con la misma expresión dulce de siempre. Cómo lloramos mi hermana y yo cuando salimos un momento afuera. No estábamos preparadas para verte así, nadie, nunca, está preparado. Pediste volver a casa, salir del hospital. Seguías sin saber nada, seguramente negándotelo a ti misma. Aferrándote a la esperanza de poder seguir viviendo. En casa te tratamos con a una reina, las cuatro, a una por ti. La Loli, mi madre, mi hermana y yo no nos separamos casi nada de ti, lo justo para poder respirar y coger fuerzas. Recuerdo a aquél inútil de enfermero que vino y te soltó a bocajarro que cómo querías morir, si dormida o despierta a base de morfina. Cómo lloraste, no maté a ese hombre de puro milagro. Pero ya lo sabías, ya habías visto a tu ángel, tu madre, desde el primer día que volviste a tu casa. Te recuerdo mirando a un punto en el vacío, como si vieras a alguien, y negar con la cabeza. Hacer aspavientos con las manos. Era tu madre, que venía a por ti, y tú no querías irte. Querías ver a tus nietecitas crecer un poco más, fue lo que me dijiste "me dice que me vaya con ella, pero no quiero". Fueron tus palabras. No podía ser abuela, nunca he visto a nadie con tantas ganas de vivir y tanto dolor por tener que marcharte. Cómo aguantaste, casi dos semanas. Dos semanas que guardaré como oro en paño, cuánto amor había, cuánta dedicación a ti. Y qué entereza la tuya, aguantando estoica a todos los familiares que venían a verte, a despedirse. Escribirle a mi otra abuela de tu puño y letra aún cuando apenas podías fijar la vista. Repartir tus pequeñas joyas entre los tuyos. Darnos amor los últimos días.

Llegó aquella noche, después de que te quitaran casi 5 litros de líquido del estómago que te hacían sufrir todos los infiernos imaginables. Volviste aliviada, podías respirar, pero yo vi que te ibas, que no ibas a ver otro día más. Casi veía cómo se iba yendo tu luz a cada respiración. Cuando te metimos en la cama lo dijiste...

-Ale, me voy (tú)
-Adónde te vas mamá? (Loli)
-Al baño, a dónde voy a ir? (tú)

jajaja hasta el final con sentido del humor. Mi madre y mi tía no hicieron caso de tus palabras pero yo sí, ví clarísimo a qué te referías. Me acerqué y te susurré "vete en paz abuela, te quiero mucho, adiós". Pocas palabras, lo sé, pero no fui capaz de decir nada más. Intenté avisar de que te ibas esa noche, pero no me hicieron caso. Es normal, no quieres creerlo. Te dormiste muy tranquila, enseguida. Todas nos fuimos a dormir, pero estuvimos en vigília. Y a punto del amanecer, a las 5, te fuiste. Entré en tu habitación sin hacer ruido y te di un beso, aún estabas caliente pero ya  no respirabas. Y ya se te llevaron. Cómo lloró tu hermana Virtudes...yo no lloraba, no podía, te habías ido tranquila, estaba en paz.

Te quiero abuela. Fue muy triste esperar que te fueras, pero aprendí tanto de eso...sólo siento que sufrieras tanto, y me alegro de que al menos en el último momento se te fuera el dolor. Te tengo como ejemplo, como luz, vida y fuerza. Pienso en ti y te siento cerca, un calorcito en el pecho. Te quiero abuela.

sábado, noviembre 03, 2012

Aprender a bailar bajo la lluvia

Más de tres años han pasado desde mi última entrada. Aún no sé para qué he vuelto, desahogarme quizás, escribir lo que siento al aire, porque ya nadie lo va a leer si no es por casualidad.

Hace cuatro años me enamoré y lo di todo durante ese tiempo, recibiendo una ínfima parte pero con la resignación de quien está enamorada, hasta hace bien poco. El amor tiene dos enemigos, la indiferencia, que lo mata lentamente, y la desilusión, que lo hace de un plumazo. Realmente en mi caso han sido las dos, poco a poco me he ido desilusionando hasta que un error del cual no me arrepiento me abrió los ojos y me hizo ver fríamente la situación, que era inútil darlo todo, pero lo peor, es que ya no quería darlo más y fue lo que más me dolió. Tener que finalizar la relación, cuando la otra persona aún te quiere y no comprende cómo de repente ha sucedido todo, destroza por dentro. Ya no me servían el cambiaré, el te perdono el error, el te quiero, el eres el amor de mi vida. No quería palabras, quería hechos de cuatro años atrás pero ya no era posible, igual que no era posible que cambiara por mucho que lo jurara, los hechos incluso recientes lo demostraban, que pensaba mucho más en él que en mí. Cómo me dolió hacer las maletas, decir adiós a tanta gente, aguantar reproches, llantos, despedidas... me quería morir cuando subí a ese tren para seguramente no hacer más el camino inverso. Aún me quiero morir al recordarlo, no creo que cambie ese sentimiento nunca en el resto de mi vida. Me odio por haberlo hecho, me siento una persona horrible, ni siquiera puedo mirar mi reflejo sin ver un monstruo al otro lado. El hecho de que no pudiera hacer otra cosa no me hace sentirme diferente, ni mejor. Y lo que voy a explicar ahora termina de reafirmarme la visión que tengo de mí misma.

Mi error, del cual no me arrepiento, y por el cual voy a pagar un precio muy alto. Mi error perfecto, una persona tan verdadera en sí misma que ya le quieres con sólo conocerlo un poco. Una persona que demuestra buscar lo mismo que yo, con mis mismos valores...en cuyos brazos me siento tan inmensamente bien que creo que estoy soñando. Una persona de la que me estoy enamorando aún sabiendo que no la voy a tener en mi vida nunca, porque tiene otra pareja, y sé que no la va a dejar. Sé que sólo viene a mí para desahogarse de sus frustraciones, sus penas, para amarme de una forma furtiva, breve, intensa... pasajera. Con él tengo el mejor sueño de mi vida, una ilusión que se desvanece en cuanto cierro la puerta tras él y vuelvo a la solitaria realidad. Deseo confesarle que no quiero más esa situación, que le quiero a mi lado, conmigo y sólo para mí, sin escondernos, sin sentirme mal, que le quiero hacer el hombre más feliz del mundo, dárselo todo, enamorarme de él cada día durante el resto de mi vida... . Sé que si lo hago le pierdo, y si no lo hago me perderé yo. Sé que el hecho de haber dejado yo a mi pareja le hace reflexionar sobre si seguir adelante, porque aunque me ha dicho palabras cercanas al amor veo en sus ojos que ni se plantea cambiar su vida para iniciarla a mi lado. Lo sé desde el primer día, desde que se abalanzó sobre mí, besándome, acariciándome, lamiéndome, desnudándome...entrando en mi corazón. Se lo permití pensando que luego podría sacarlo de ahí pero echó el cerrojo dentro y la llave se ha desintegrado. Ésta es mi condena por ser el monstruo que soy, por el sufrimiento que he causado, por el karma, la acepto, llorando de dolor pero la acepto, porque aunque sólo me queden algunos breves encuentros más con él serán tan intensos que en ese momento me dará igual todo, seré brevemente feliz. Y cuando termine porque se canse, porque adivine mis sentimientos, porque no quiera hacerme más daño, porque quiera volver a su vida con su novia y arreglar bien las cosas con ella...porque tengo que aceptar que se quede en mi corazón, aunque no en mi vida...cuando termine tendré que aceptar mi sufrimiento sin paréntesis. La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia.

Es la historia más antigua del mundo, no explico nada nuevo, pero es mi momento y necesitaba sacarlo de alguna manera. No me siento mejor por haberlo escrito porque no va a cambiar nada, mi destino sigue ahí, lo veo como si ya hubiera pasado, y por desgracia soy algo bruja y  no suelo equivocarme.  La certeza me mata, pero a la vez, cuando vuelva a verle, hará que ese momento lo viva tan intensamente que me estallará el corazón en mil estrellas multicolores, aunque sea sólo un momento, lo amaré en el más absoluto sentido de la palabra.

martes, septiembre 29, 2009

Sólo...

Sólo necesito dormir. Mañana lo veré todo distinto. Sólo estoy cansada. Tengo que centrarme en mí, dejar de lado lo que me hace sufrir, ser egoísta y que me dé todo igual. Siento que me falta el aire, me pasan pensamientos por la cabeza que mejor ni digo en voz alta, no consigo que dejen de caerme lágrimas de los ojos, quiero irme lejos de aquí, sólo quiero tranquilidad, dormir, no sentirme la peor mierda del mundo.

Sólo necesito dormir, por favor, que pueda dormir esta noche. Mañana será otro día más...

martes, junio 09, 2009

Por la boca muere el pez

Cuánto tiempo. Un blog olvidado hasta por su autora. Pero quiero dejar constancia de esto que pienso ahora, para recordármelo, que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Tanto decir que no quiero nada, que todo para vosotras, tantas oportunidades que tuvo para hablar y decir lo que quería, y no, nos tenemos que enterar por el banco o por el abogado, como si fuéramos extrañas, como si no hubiéramos sido su familia durante casi 30 años, como si no le hubiéramos dado oportunidades para hablar, como si no le hubiera pedido respeto, como si fuéramos simple y pura mierda para él. Es fácil llenarse la boca de palabras bonitas pero luego los actos hablan por sí solos y las excusas son muy baratas y cutres.

Hace tanto que siento rabia y dolor que ya no recuerdo qué es sentirse normal. Espero que algún día pueda dejarlo todo fuera, que todo sea sólo un recuerdo que no me oprima el pecho. Sólo quiero ser feliz.

Besos.

Ana

jueves, febrero 26, 2009

"Dormimos igual con una reina, pero no sin un hijo"

Antonio del Castillo, padre de Marta del Castillo
No se puede decir más claro, me parece...


Según ha relatado el padre de Marta del Castillo, durante la reunión, que se ha prolongado por espacio de hora y media, Rodríguez Zapatero le ha explicado que para instaurar la cadena perpetua en España es necesario primero reformar la Constitución.
Un requisito que para Antonio del Castillo no es ni mucho menos insalvable, sobre todo cuando ya hay una reforma prevista para modificar el orden de sucesión a la Corona.
"Los españoles dormimos igual si tenemos un rey o una reina, pero no dormimos igual si nos falta un hijo en casa", ha dicho.
Para el que no lo sepa: Marta del Castillo, 16 años, asesinada por su ex-novio y arrojada al río, del cual aún no ha sido salvada y es poco probable que nunca se pueda rescatar su cuerpo. Caso extremadamente y morbosamente mediático en España.

Soy otra más en hablar de este caso, pero es que esa frase que le ha soltado hoy este hombre a nuestro ZP es lapidaria, no sé cómo no se le ha caído la cara de vergüenza al presidente. Será que la ha perdido...

En fin, reaparezco un poquillo, quizá alguien aún se acuerde aunque lo dudo. Saludos al que lea. Mi vida sigue empeorando, para variar.

Besos a todos...

viernes, octubre 17, 2008

La escena más triste del cine

Artax dies in the Swamp of Sadness



Da igual cuántas veces haya visto esta escena (aseguro que más de 1000), siempre, siempre, lloraré al ver cómo Ártax se rinde, hundiéndose en las cenagosas aguas del Pantano de la Tristeza. Para mí será la escena más triste del cine, la puesta en escena, la música y lo que ocurre... no puedo verla sin llorar, y a moco tendido, nada de lagrimillas.

Besos a los que aún se acuerden de este rincón :)

lunes, septiembre 15, 2008


Hay veces que creo que me derrumbo, y otras que me derrumbo menos. Siempre ando agobiada, cuando no es un problema es otro y si no todos a la vez. Cuando creo que estoy bien pasa algo que lo jode. Aún hay una nube encima que lo cubre todo y que amenaza con descargar una tormenta de consecuencias. Como ver llegar una enorme bola de nieve que se hace cada vez más grande y no poder esquivarla de ninguna manera. Ahí estoy, esperando que esa bola me dé en toda la cara.
¡Zassssss en toda la boca!
Cuidaos todos.

domingo, agosto 10, 2008

Somos frágiles

Una imagen que no se volverá a repetir nunca tal cual. La mala suerte ha llegado a este hogar, el de mis tíos. Viven en Francia y veranean cada año en Tarragona para disfrutar de las playas. Mi tío, Patrick, se lanzó al mar desde un pequeño acantilado ayer tarde, con tan mala fortuna que cayó sobre una zona poco profunda y con rocas. Se fracturó algunas vértebras y ha quedado irremediablemente paralítico de cintura para abajo. Ahora están esperando a ver si los brazos, que no paran de convulsionarse, podrán salvarlos. Todo depende de cómo vayan estas semanas que siguen.

Afortunadamente está vivo, sí, pero es una enorme putada, una mierda, lo que le ha sucedido. Sólo pido que se salve de cintura para arriba. Ánimo para mi tía, Annie, y sus hijas, Clara y Celia, ambas adolescentes, y su hijo ya algo más mayor Pierre, que fue quien le salvó de morir ahogado. Y sobre todo ánimo y mucha fuerza para Patrick, un hombre extremadamente vital y alegre. Ojalá pueda mantener ese humor una vez superado el trauma. La vida sigue... y estas cosas nos enseñan lo frágiles que somos ante el mundo, en un momento, tu vida puede cambiar bruscamente y hay que disfrutar de todo lo que tenemos. Nunca se sabe cuándo lo podemos perder.